07.01.2021

La tradición del chocolate caliente

La llegada del chocolate caliente como bebida a España data del siglo XVI. En uno de los viajes de Colón a las Américas fue interceptada una embarcación maya que llevaba como carga almendras a las que Colón no dio importancia. Este fue el primer contacto con las semillas del árbol del cacao.

Fueron los monjes en los monasterios los primeros que introdujeron el chocolate caliente como bebida, dado que no se consideraba alimento y por tanto se podía tomar aún en épocas de ayuno. Sin embargo, no todas las opiniones eran favorables. Algunas órdenes religiosas rechazaban el chocolate por ir en contra de la austeridad en la que se habían comprometido a vivir en los monasterios.

Esto se debe a que el chocolate caliente se convirtió en un complemento esencial en las mesas de la élite europea. Precisamente en el siglo XVII, servir un chocolate caliente como bebida llegó a ser parte imprescindible del “agosajo”, ritual seguido en las meriendas que los nobles ofrecían a sus visitas.

Más de doscientos años después, Madrid consumía más de cinco toneladas de chocolate al año. Según las crónicas del momento, no había una calle en la capital en la que no se vendiese.
Y es así como el chocolate caliente ha pasado a formar parte de nuestras meriendas más especiales. Ahora que conoce el origen del chocolate caliente, desde URSO le invitamos a descubrir nuestra carta de chocolates en una merienda en nuestro acogedor Lobby Bar.

CARTA DE CHOCOLATES

 

© Museo Nacional del Prado