12.07.2019

La Vitrina de Grassy cambia de decorado

La Vitrina de Grassy vuelve a sorprendernos con su cambio de escenografía, dejando atrás la caja de luz con las joyas de la colección “Elena” iluminadas creando un juego de sombras tras el papel de caligrafía china.

En esta segunda temporada, podrá conocer el nuevo decorado que la joyería Grassy encomendó al artista Luis Cabanas Ortiz (Madrid, 1994). Este proyecto, que une arte y joyería, se ubica en una de las columnas principales de nuestro lobby bar.

En esta ocasión, la emblemática joyería saca a la luz una colección de joyas especial, “SESENTA”, con la que conmemora el sesenta aniversario de Grassy en 2013.

Esta vitrina está fabricada en papel de algodón, madera de fresno y acero. Luis Cabanas crea un juego de ventanas superpuestas a través de las cuales se pueden ver las piezas que están expuestas en ella, jugando al mismo tiempo con la posición del espectador, que según donde se sitúe, puede ver unas u otras manteniendo así un cierto sentido de misterio. Las distintas capas de papel están sujetas unas a otras por una estructura de madera compuesta por dos piezas principales, unos marcos donde se sujeta el papel y unos tacos de madera que arman los marcos dándoles las distancias adecuadas. A su vez, las joyas están suspendidas por unos soportes fabricados en varilla de acero, los cuales hacen que imiten la forma que tendrían al ser llevadas.

Las joyas, de la colección “SESENTA”, diseñadas por Patricia Reznak, están inspiradas en las joyas arqueológicas asemejándose a las sortijas-sello romanas del siglo XIX. Haciendo uso de la técnica Intaglio, Grassy ha grabado con la sobre unas piedras ovales su emblema recolocando sus elementos: los dos caballitos de mar, la concha y la corona. También, la reconocida marca ha engastado a cincel las piedras amatista, heliotropo, cornalina y ágata bicolor en monturas gallonadas en oro mate. Esta especial colección aniversario está compuesta por medallones, medallas, pendientes y sortijas que podríamos encontrar en el joyero de nuestras bisabuelas. Una colección elegante, sobria, cuidada hasta el último detalle.