07.01.2021

La celestina y los enamorados

Se acerca San Valentín y con él una ocasión única para dar a conocer la considerada «obra más bella del siglo XVIII español», que desde hace varios años forma parte de la colección del Museo del Prado: La Celestina y los enamorados.

Esta acuarela de 1784 del pintor madrileño Luis Paret, representa una escena a caballo entre la vida cotidiana, lo literario y lo bizarro, en una época en que están de moda las escenas amorosas.

Así, en una buhardilla madrileña, una celestina hechicera organiza el encuentro de la pareja protagonista. Una descripción minuciosa de las relaciones amorosas furtivas, del paso inequívoco del tiempo y del deseo del ser humano de controlar su destino a través de la creencia en lo sobrenatural.

Y es que el personaje de la hechicera era muy popular en la sociedad española de los siglos XVI al XVIII que, alejada del demonio, combinaba sus supuestas habilidades adivinatorias y de modificación de las voluntades amatorias.

Inspirada en la Tragicomedia de Calixto y Melibea de Fernando de Rojas, La celestina y los enamorados fue toda una novedad en el siglo XVIII, anticipando temáticas que años después interesarían a Goya en sus obras: la brujería, la superstición, la falsedad de las relaciones entre el hombre y la mujer y la vejez.

Si le ha resultado de interés la historia de La celestina y los enamorados le sugerimos que disfrute de una visita al Museo del Prado durante su estancia con nosotros con las entradas que le regalamos reservando en nuestra web una habitación Deluxe o de categoría superior. Más información aquí.

 

© Museo del Prado