18.09.2018

Halloween en família

Este otoño, le esperamos en URSO Hotel para vivir una experiencia de Halloween en familia única en Madrid con esta guía para disfrutar de los lugares más inusuales y escondidos de la capital:

Estación fantasma de Chamberí: A 10 minutos caminando desde URSO Hotel, descubra la que fue la primera línea de metro de Madrid, una parada que desde hace décadas permanece cerrada como una “estación fantasma”, y que actualmente sirve de paso para cruzar desde Bilbao a Iglesia -o viceversa-, pero sin que los trenes hagan parada.

Adéntrese en la antigua estación de Chamberí, también conocida como Andén 0, reconvertida en un museo para dar a conocer mejor el suburbano de principios del S.XX, con el mobiliario y los andenes originales, así como los muros, bóvedas y carteles publicitarios desde 1919 hasta su cierre en 1966.

Fuente del Ángel Caído: En el Parque del Retiro se encuentra el único monumento público de Madrid que hace referencia al Ángel Caído. Ubicado en lo alto de un pilar de mármol en el centro de la fuente y rodeado de criaturas siniestras, el monumento hace referencia al momento en el que el Ángel Caído es expulsado del paraíso.

El monumento en bronce, obra del escultor Ricardo Bellver, perteneció en sus orígenes al Museo del Prado, siendo donado a la ciudad de Madrid en 1885 para su exposición al público en este parque tan transitado.

Museo Reina Sofía: Ubicado en un edificio que tiempo atrás fue un hospital, cuenta la leyenda que por él habitan las almas de las personas que en su día lo ocuparon, y quedaron atrapadas entre sus escombros… Acérquese a este edificio con historia para disfrutar de alguna de alguna de sus exposiciones temporales, como “Dorothea Tanning. Detrás de la puerta, invisible, otra puerta” o “Luigi Ghirri. El mapa y el territorio”.

El Templo de Debod: Situado junto al Parque Oeste de Madrid, este monumento fue un obsequio de Egipto a España en 1968 por las contribuciones de España para salvar lugares históricos que habrían inundado tras la construcción de la presa de Asuán.

Creado en el siglo IV aC en el valle del Nilo en Egipto, y dedicado a los dioses egipcios Amun e Isis, el Templo de Debod ofrece uno de los mejores atardeceres de Madrid